EL ACTO FOTOGRÁFICO . PHILIPPE DUBOIS

978-950-889-263-8Philippe Dubois nació en lobbes el 4 de noviembre de 1958, es un artista y pintor belga y utiliza el seudónimo de Phébus al firmar sus obras. Comenzó a pintar a la edad de 30 años.

Philippe en su libro el acto fotográfico nos habla de cómo la fotografía muestra la realidad de 3 conceptos diferentes todos muy parecidos ya que en cada uno de ellos nos habla de que las fotografías tienen que plasmar la realidad, los cuales son:

1. La fotografía como espejo de lo real: Es mostrar la realidad tal cual es, ya que por medio de este concepto de la fotografía se mimetiza todo lo que está ocurriendo, es ver el mundo a través de un espejo.

2. La fotografía como transformación de lo real: Este concepto es acerca de que la fotografía intenta hacer una copia exacta de lo real pero a través de la interpretación de diferentes ideologías, este concepto muestra la realidad por medio de diferentes códigos de la sociedad.

3. La fotografía como huella de una realidad: Se habla solamente del momento en que se toma la fotografía sea de arte, moda, animales, familia, etc. Es una realidad instantánea no cuenta ni muestra una historia, solo marca un momento del proceso fotográfico.

plate_63_nude_male_running_full_speed

Si estuviéramos en estos momentos en la época en que Philippe nos habla sobre que la fotografía únicamente sirve para mostrar la realidad del mundo o de las cosas estaría de acuerdo ya que a principios de ser creada la fotografía, esta solo era utilizada para retratar a las personas, o mostrar las guerras que estaban sucediendo, para contar la realidad como Philippe lo dice. Pero en estos momentos la fotografía va mas allá de la realidad, ya que por medio de la fotografía podemos mostrar cosas que solo están en nuestra imaginación cosas surrealistas, formas de ver el mundo desde una perspectiva diferente, pero esto se puede gracias a los avances tecnológicos de la fotografía.

220px-phebus_2008

Anuncios

FASES DE LA LUNA

“Todo hombre es como la Luna: tiene una cara oscura que a nadie enseña” Mark Twain

Realizado con Juan David Hernández Escobar

La nueva reina de la noche

(Crónica)

Llamativa, exagerada, histriónica es la definición de Charlee Espinosa, una fiel representante del movimiento Drag Queen. Nació el 9 de febrero de 1986 y a los 23 años al ser un amante del teatro se dio cuenta que de esta manera quería vivir, representando los estereotipos de una mujer, vistiéndose como tal y además sacándole provecho a esto.

No siempre tiene un trabajo fijo, a veces la contratan por fechas y otras veces el trabajo va surgiendo esporádicamente, normalmente suele ser animadora, de conciertos, de rumbas o simplemente de presentaciones, como lo dice ella “anima hasta los muertos”, esta vez le surgió un trabajo actuando en la realización del cortometraje “La Última Gran Drag”, el cual se basa en la búsqueda por parte de 3 fans de Peter Punk, una Drag Queen muy famosa en los 90´s, quien decidió dejar de ser Drag y sus fans le pedirán que por favor no lo haga.

Llegó a las nueve de la noche un poco tarde de la hora acordada con la directora del corto, ya que en la tarde estuvo como animadora de un concierto y se extendió un poco el trabajo, estaba llena de mirella en la cara y con las uñas pintadas de morado, no importó que llegara un poco tarde ya que la “rumba” a la que pensaban ir empezaba tarde.

Cuando llegó ya las otras chicas que también son y actuarían como Drag estaban casi listas, entró al baño y se puso su ropa, un vestido de cuero negro con unas cadenas y unas medias moradas con tacones rojos destapados al frente, mencionó que a veces le da frío en los dedos del pie por los zapatos descubiertos, por último se puso un saco de mangas moradas.

Se empezó a maquillar muy extravagante como siempre, los parpados con un color morado fuerte, le enseño a otra de las Drag a taparse las cejas y dibujárselas más arriba, ya que de esta manera los ojos se amplían y se ven más grandes, le enseño eso mientras ella lo hacía, también se puso unas pestañas bastante grandes y se pintó los labios de un color rojo pasión.

Se organizaron escuchando algo de música, mientras que se tomaban unas cervezas, al principio Charlee pidió un café cuando le ofrecieron algo de beber, pero las otras Drag pidieron unas cervezas y la animaron a cambiar de opinión, ella accedió rápidamente ya que es muy divertida y espontanea, algo que la caracteriza es que dice todo en femenino, como “tomémonos una café, pásame la pantalón, dame la maquillaje”, algo que le parece gracioso a las otras Drag.

Todas ya estaban un poco pasadas de tragos, en especial Charlee, eso es algo que le gusta mucho de su trabajo, que siempre se divierte y pasa un buen rato con amigos.

Cuando terminó de maquillarse se puso a peinar su peluca y a organizarla, “suelo usar pelucas diferentes cada que salgo, pero esta es mi preferida”, refiriéndose a una peluca rubia, con cabello largo y con una bomba al frente echa con el mismo cabello, al organizarla se la puso, igual que los tacones, que era el último accesorio que le faltaba para estar lista.

Cuando salieron del edificio se demoraron un poco para que pudieran montarse a un taxi, la gente les gritaba “están muy lindas, hermosas, ¿para dónde van? que no invitan, ¿dónde es la fiesta?”, todas están acostumbradas a que les griten ese tipo de cosas, pero más que todo Charlee ya que cuenta que cuando no va en taxi coge el bus ya estando vestida como Drag.

El trayecto fue corto, duro entre cinco máximo diez minutos, cuando llegaron eran alrededor de las 11:30 o 12 de la noche y aunque fuera una fiesta gay, los hombres les seguían diciendo piropos.

La fiesta se llama Eyeliner, la hacen todos los viernes y a veces los sábados, es una fiesta alternativa, algo del bajo mundo, alquilan siempre el mismo lugar, un edificio antiguo que queda en todo el centro, “es una calle estrecha, sucia y oscura, algo miedosa” comentó Charlee.

El lugar fue lo que más les gusto a todas, un edificio de cuatro pisos, en toda la entrada hay cuatro escalones y a cada lado una columna redonda estilo antiguo, al entrar el techo es alto y al fondo se ve una pared de madera con vitrales la cual es la entrada del lugar para donde iban, en el trayecto hay una estatua de un santo y pancartas de Jesucristo ya que en la semana hay un centro religioso allí, también se encuentran las escaleras para subir a los otros pisos.

Al entrar el espacio es “genial, espectacular, inolvidable”, así lo describe Charlee, es muy grande y abierto, a mano derecha se encuentra el bar y al fondo el escenario que no es muy alto, a mano derecha de éste está ubicado el DJ, no hay ninguna silla ni mesa y hay  demasiadas luces que iluminan todo el lugar.  A mano izquierda del primer piso están los baños y aunque se especifica el género con el signo del hombre y la mujer, los hombres entran sin ningún problema al baño de las mujeres.

Los productores tenían que grabar a las Drag Queen entrando al lugar, les pusieron un reflector encima y entraron bailando como si fueran amigas que estuvieran conversando, una amiga de Charlee llego a saludarla, ella trabaja en el lugar como Drag, se llama Tatiana, se saludaron, como siempre Charlee muy extravagante, emocionada, gritando.

Tatiana llamó a las otras Drag para que se subieran al escenario, seguían bailando, todos se acercaban a hablarles, a bailarles y a tomarse fotos con ellas, “es muy normal, siempre que voy con mi atuendo se acercan a tomarse fotos conmigo, a veces también me tocan la nalga o me soban las piernas. Ya me acostumbre”, mencionó Charlee.

Todo el tiempo los productores del cortometraje grababan, al rato de que las Drag estuvieran bailando llego otra amiga de Charlee que trabajaba en el lugar, ella era la animadora, se llama Daniela y es transgénero, comenzaron a hablar.

Daniela: Hola chicas, como están de hermosas, ¿cuéntenme que están haciendo?

Charlee: Hola gorda, muy bien. Gorda por acá grabando un cortometraje sobre la Peter Punk y pasándola rico, tu sabes.

Daniela: Ay no, que delicia, me encanta tu peluca, ¿podemos aprovechar y conversamos un ratico en el escenario y hacemos un mini desfile del pre orgullo?

Charlee: Ay claro amiga, pero entonces ¿qué hay que hacer?

Daniela: Se paran aquí en el escenario, caminan de un lado al otro y yo les hago unas preguntas.

Charlee: Claro, regia (en ese momento posaba como para una foto).

Daniela se montó al escenario y comenzó a presentar y a animar a la gente, bajó al resto de personas que estaban montadas en el escenario y le bajó a la música.

Daniela: Acá estoy con unas amigas, ellas vinieron para mostrarnos una pequeña muestra de lo que es el orgullo gay, denles la bienvenida.

La gente empezó a gritar y a silbar, Daniela les preguntó a cada una el nombre, hicieron un desfile individual y después ella les pidió hacer un desfile todas juntas y lo hicieron.

Después de eso la directora del cortometraje, que se llama Belén se acercó a hablarles.

Belén: Bueno chicos, vamos a hacer las tomas y ya cuando terminemos si quieren se quedan en la fiesta o se pueden ir. Algunas de las tomas van a ser: una entrando y hagan como si se estuvieran inscribiéndose a un concurso de Drag Queen, después vamos a hacer varias tomas preguntándole a la gente si han visto a Peter Punk, otra toma será bailando con la gente, otra entrando al baño, unas las harán todos juntos y otras individualmente.

Empezaron a hacer las tomas, en la que más se demoraron fue preguntándole a la gente ya que tenía que ser a varias personas, la de entrar al baño la grabaron las tres juntas igual que la de inscribirse al concurso, en cada momento de la noche siempre los hombres les coqueteaban mucho y varios chicos se querían quedar bailando con ellas.

Al terminar de grabar Charlee no quería irse y las chicas de producción las invitaron a las tres a tomar Fernet con Coca Cola y algunas cervezas, así que fueron rápidamente al segundo piso del lugar y se cambiaron de ropa, una de las chicas de producción había llevado unos pañitos húmedos para que se desmaquillaran y los utilizaron, se quitaron el mayor maquillaje posible aunque quedaron untadas de mirellas, pero eso no fue impedimento para seguir la rumba pues “conmigo nadie puede”, dijo Charlee.

Un hombre se le acerco a Charlee y se quedaron hablando, “como siempre, fue amor a primera vista”, dijo entre risas, era un hombre “interesante físicamente”, era alto, con barba y unos ojos verdes, le dijo a Charlee que se veía mejor así que como Drag Queen, Charlee le dio su número para que la llamara luego y cuadraran una salida.

Al irse el chico del cual Charlee no recuerda su nombre y mencionó que estaba enamorada, en broma, siguieron bailando hasta que se acabó la fiesta, eran más o menos las 6:15 de la mañana, “yo quiero seguir dando lidia”, dijo Charlee.

Charlee y las otras Drag se fueron caminando juntas a sus casas ya que viven cerca la una de la otra, se sentían y se veían algo encartadas con todos los bolsos en los que cargaban el vestuario, los tacones, las pelucas y el maquillaje, todavía se sentían un poco ebrias mencionaron las tres, Charlee de loca al ver a un hombre borracho durmiendo en la calle se acercó e intento levantarlo moviéndolo, al saber que estaba completamente dormido le pidió a las otras chicas que le tomaran una foto con el borracho y con esta locura termino la noche.

“Amo y disfruto lo que hago, me suelen confundir con una transgénero ya que significa disconformidad con el género asignado al nacer y cuando me ven vestida así me preguntan, pero no, yo soy una Drag Queen, me encanta personificar la forma femenina en algo histriónico, en algo llamativo y me siento conforme con eso, en eso trabajo, así me gano la vida”.

Las Drag Queen no son un movimiento nuevo, pero es algo a lo que la sociedad no está acostumbrada, lo más parecido a una Drag Queen surgió en el siglo XVIII y se le conocía como la Reina de la Noche, era una mujer que interpretaba la ópera del compositor Amadeus Mozart, La Flauta Mágica, ella usaba vestidos muy provocativos y ostentosos, así como diseños y maquillajes femeninos y exagerados.

Realizado por Juliana Hernández Escobar